elpost

Información

Crece presencia de armas europeas en poder de cárteles del narcotráfico

Foto: Especial

Un nuevo estudio comisionado por la Consultoría Jurídica de la Cancillería mexicana y publicado por la Universidad de Ámsterdam pone de manifiesto la falta de responsabilidad de armerías europeas en el tráfico de armas hacia México. Mientras el gobierno mexicano se ha enfrentado al problema del tráfico de armas procedente de empresas norteamericanas, poco se ha hablado sobre la contribución de las armerías europeas en esta preocupante situación.

El informe revela que las armerías de Europa gozan de protecciones que las blindan de reclamos judiciales por negligencia o criminalidad, lo que perjudica a posibles víctimas. Europa es un importante punto de partida de corrientes ilícitas de armas según la Organización de Naciones Unidas (ONU), y cuatro de los diez principales países exportadores de armas a nivel mundial son estados miembros de la Unión Europea.

De acuerdo con el estudio, en México, la presencia de armas europeas en manos de los cárteles es un fenómeno generalizado y ha victimizado a civiles, periodistas y fuerzas del orden. Señala que el Cártel de Sinaloa utiliza ametralladoras Heckler & Koch de Alemania y pistolas fabricadas por la paraestatal belga FN Herstal en sus actividades. Además, las armas marca Glock y Beretta, cuyos fabricantes tienen sede en Austria e Italia respectivamente, también han sido identificadas en el país.

El documento señala que entre 2010 y 2019 se encontraron miles de pistolas Beretta y armas rumanas en escenas del crimen en México, muchas de ellas de calibre militar que llegan a través del tráfico ilegal.

Ante esta situación, el gobierno mexicano ha interpuesto demandas por negligencia contra armerías en cortes estadounidenses. Sin embargo, el estudio advierte que las armerías europeas se escudan tras la opacidad y la falta de transparencia para evitar enfrentar procesos judiciales.

Las leyes y jurisprudencia de once países europeos fueron analizadas en el informe, identificando un déficit de justicia causado por decretos de secrecía, impedimentos a la interposición de denuncias, la prohibición de controles jurisdiccionales en materia armamentista y la ausencia de transparencia en órdenes de exportación.

Si bien existen algunos precedentes exitosos de demandas contra armerías europeas, aún hay un largo camino por recorrer para lograr el resarcimiento de las víctimas y prevenir futuras tragedias. El estudio subraya la falta de conocimiento en Europa sobre las devastadoras consecuencias del tráfico de armas, lo que abre un nuevo frente de discusión sobre este problema y la necesidad de abordarlo desde una perspectiva más orientada hacia el resarcimiento de las víctimas.