elpost

Información

Denuncian a funcionarios del IMSS por manipulación en compra de medicamentos

Foto: @zoerobledo

(El Post / 22 de febrero de 2024) Jesús Eduardo Thomas Ulloa, titular de la Unidad de Administración del Instituto Mexicano del Seguro Social, que encabeza Zoé Robledo, forma parte de una lista de funcionarios que integra un expediente entregado en Palacio Nacional con información relacionada con los intentos de manipular el proceso de adquisición de medicamentos y obstruir la nueva Política Nacional de Abasto del gobierno federal.

El documento, elaborado por integrantes del sector farmacéutico, da cuenta del modo en que opera el área de administración del IMSS para manipular la compra de medicamentos e insumos médicos.

Uno de los métodos más utilizados es regionalizar las compras de medicinas luego de boicotear los procesos de compra consolidada en complicidad con proveedores a quienes se les pide no ofertar en ese proceso y que posteriormente venderán sus productos a precios más altos.

En la denuncia se establece que otra forma de manipular el proceso de compra de medicamentos se da cuando ya existe un proveedor asignado pero quieren sustituirlo por otro. En este caso se le plantean compras regionalizadas de carácter urgente con múltiples claves en lapsos de 48 horas, condiciones muchas veces imposibles de cumplir, y es en ese momento en donde entrarían los proveedores “de casa” con precios mucho más altos, justificados por la necesidad de adquirir con urgencia los productos médicos.

En el documento enviado a Palacio Nacional, aparecen también los nombres de tres funcionarios más bajo el mando del titular de la Unidad de Administración: Karina Sarmiento, Jorge de Anda y Daniel Ramírez.

La denuncia registra que estos funcionarios harían una labor de lobby con las empresas proveedoras de medicamentos para que en sus ofertas entreguen precios más altos o se abstengan de participar en los procesos de adquisición.

En el documento se advierte de una licitación que estaría en proceso y que presenta claros indicios de manipulación con consecuencias directas en el erario, pues incrementaría el costo de los medicamentos.

Los funcionarios del IMSS estarían tratando de sustituir el medicamento para la diabetes Dapagliflozina, cuyo valor del contrato sería de 820 millones 258 mil pesos, por Empagliflozina en dos presentaciones, cuyo contrato alcanzaría 1 mil 390 millones 816 mil pesos, una diferencia de más de 570 millones de pesos que beneficiaría a la empresa Boehringer.