elpost

Información

¿Por qué sabotea Zoé Robledo a Birmex?

Foto: @zoerobledo

(Periscopio) Zoé Robledo, director del IMSS, parece obstinado en socavar el nuevo sistema de compras consolidadas de medicamentos. Acusaciones de acuerdos paralelos con proveedores desde su Unidad de Administración arrojan sombras de corrupción. Esta rebelión contra las directrices presidenciales para erradicar la corrupción amenaza con un contrato sospechoso que podría costarle al erario más de 570 millones de pesos.

Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador designó a Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex) para supervisar la política nacional de abasto, Robledo ha sido acusado de socavar este esfuerzo mediante la Unidad de Administración del IMSS. Se le señala por favorecer acuerdos opacos con proveedores, lo que ha levantado alarmas sobre la persistencia de la corrupción en el sector de la salud.

Las denuncias de colusión entre funcionarios del IMSS y empresas proveedoras han surgido con fuerza en los últimos meses. Se habla de una red liderada por Jesús Eduardo Thomas Ulloa, Karina Sarmiento, y Daniel Ramírez, quienes habrían beneficiado a compañías como PCB Empresarial Monterrey SA de CV y Grupo Osherx SA de CV a través de contratos amañados.

Este comportamiento refleja un patrón alarmante que históricamente ha minado la eficiencia y la transparencia en el abastecimiento de medicamentos en el IMSS. La corrupción, mediante contratos manipulados y licitaciones fraudulentas, ha perpetuado la crisis en el sistema de salud, privando a los pacientes de un acceso adecuado a los medicamentos.

La resistencia de Robledo a alinear el IMSS con las directrices presidenciales para erradicar la corrupción en el abastecimiento de medicinas plantea serias dudas sobre su compromiso con la salud pública. Se cuestiona su lealtad a los principios de transparencia y rendición de cuentas que son fundamentales para fortalecer el sistema de salud en México.

El potencial escándalo relacionado con la manipulación de contratos para favorecer a la empresa Boehringer subraya la urgente necesidad de una investigación exhaustiva. La posibilidad de que se manipule un contrato público para beneficiar a esta empresa por más de 570 millones de pesos a través de prácticas corruptas no solo es inaceptable éticamente, sino que también representa un grave daño a la capacidad del país para garantizar el acceso universal a la atención médica.

La sociedad mexicana merece un sistema de salud transparente, eficiente y libre de corrupción. La obstinada resistencia de Robledo a adoptar medidas para lograr este objetivo plantea interrogantes sobre su idoneidad para liderar una institución tan vital como el IMSS, por lo que es urgente que se tomen medidas inmediatas para restaurar la confianza en la gestión de los recursos del Seguro Social y asegurar que el interés público prevalezca sobre los intereses privados.