elpost

Información

La favorita, el traidor y el elegido, el relato que definirá la contienda en Morena

DARDOS (19 JUNIO 2023)

Los aspirantes a la candidatura presidencial de Morena dependerán en gran medida de la narrativa que construyan en las próximas semanas, pues sobre ese relato se afianzará o modificará la imagen que los define rumbo a la encuesta.

El reto de Marcelo: convencer de que no es un traidor ( y que Claudia no es la favorita)

El relato que deberá dominar la estrategia de comunicación de Marcelo Ebrard es que no piensa traicionar al presidente y que su ADN político es morenista.

Su estrategia deberá centrarse en convencer a los simpatizantes de Morena que Claudia Sheinbaum no es la elegida de Palacio y que tiene posibilidades reales de ganar la encuesta.

Del talento con el que su equipo desarrolle ese relato dependerá el éxito de su “campaña”.

Demostrar que es más capaz que sus contrincantes no es tan importante en esta etapa de la contienda, pues aunque la muestra de las encuestas será abierta, el escenario en el que se desenvolverán las “campañas” estará enmarcado por cuadros morenistas, y ahí se centrará la consulta.

La imagen de rebelde que le ha ganado simpatizantes hacia afuera del partido, no es un activo político hacia adentro, y se puede convertir en un obstáculo en la búsqueda de respaldo en la base morenista.

El reto de Claudia: remontar la cargada fallida (y consolidar el imaginario colectivo de que es la favorita del presidente)

Claudia Sheinbaum tuvo una mala semana luego de perder la fuerza que le daba el Gobierno de la Ciudad de México y quedar en evidencia que el apoyo que tiene dentro del partido se reduce a una tercera parte de los gobernadores.

La cargada fallida de los siete gobernadores se leerá como un fracaso en el contexto en el que pierde el timón de la CDMX.

Dos negativos más enmarcaron el arranque de la “campaña” de Claudia Sheinbaum: el desencuentro con Arturo Durazo en el Consejo Nacional de Morena, y el mitin de despedida que colapsó la movilidad de los capitalinos.

El affaire Durazo fue un duro golpe a su imagen de ganadora, y mostró un rostro poco conocido por el público.

Desencajada, colérica, amenazante, la personalidad de Sheinbaum se viralizó en redes sociales envuelta en la frustración y el enojo.

Claudia deberá aprender a reaccionar con rapidez ante las crisis mediáticas o naufragarán sus aspiraciones, que la colocan, en el imaginario nacional, como la favorita del presidente.

Su narrativa -verbal y emocional-, deberá consolidar la imagen de elegida con la que arranca el proceso interno.

El reto de Adán: convencer de que va en serio (y de que es el elegido de AMLO para continuar la 4T)

Adán Augusto López deberá convencer a sus correligionarios de que no es un simple comodín en la contienda y que él es el elegido del presidente.

Su mensaje deberá deconstruir la poderosa idea de que Claudia Sheinbaum representa la continuidad de la 4T avalada por AMLO y posicionar el relato de que es él, y no la ex jefa de Gobierno, quien tiene la bendición de Palacio.

La estrategia política del ex secretario de Gobernación deberá lograr consolidar esa idea que algunos aliados dentro de Morena ya “compraron” y ahora lo respaldan, y posicionar que la cargada por Sheinbaum dentro del partido parte solo de siete gobernadores, cuyo apoyo puede cambiar en las próximas semanas, al confirmar que Claudia no es la elegida.

Dependerá de los estrategas de Adán modificar las percepciones políticas que ahora prevalecen y que lo colocan en un lejano tercer lugar.

Su eventual candidatura presidencial depende de una estrategia y de una operación política que cambie la percepción en Morena y consolide esa nueva imagen en la opinión pública.