elpost

Información

Máxima alerta en el Kremlin por grupos subversivos

Foto: Twitter

El gobierno de Vladimir Putin está en máxima alerta después de que en los últimos días, grupos subversivos como la Legión para la Libertad de Rusia y el Cuerpo de Voluntarios Rusos han llevado a cabo supuestos actos de sabotaje que han afectado la estabilidad de los ciudadanos rusos que viven en esa región. Estos hechos son las mayores incursiones en territorio ruso desde que Moscú iniciara la invasión de Ucrania en febrero de 2022.

Hay cierta confusión sobre cómo se iniciaron los enfrentamientos con las tropas rusas que causaron al menos 13 heridos y un muerto en Bélgorod. El Kremlin declaró inmediatamente una “operación contraterrorista” en la región y dio a las autoridades locales poderes especiales para restringir las comunicaciones y los movimientos de los vecinos. Las autoridades rusas afirman que los grupos que han llevado a cabo los ataques son ucranianos, pero Kyiv niega toda responsabilidad.

La Legión para la Libertad de Rusia y el Cuerpo de Voluntarios Rusos son dos organizaciones paramilitares que se han atribuido la autoría de los ataques. Ambos grupos están formados principalmente por combatientes rusos que se oponen al presidente Vladimir Putin.

La Legión para la Libertad de Rusia es una unidad de las Fuerzas Armadas de Ucrania, creada en marzo de 2022, que se compone de desertores del ejército ruso y de otros voluntarios rusos y bielorrusos que se oponen a Putin. Según la Legión, su objetivo es repeler la invasión rusa en Ucrania y derrocar al régimen de Putin. La Legión afirma contar con dos batallones y miles de candidatos para unirse a sus filas.

Dura oposición

El Cuerpo de Voluntarios Rusos es otra unidad militar formada en agosto de 2022, que también forma parte de la Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania. Está formado por combatientes de la etnia rusa, incluidos ciudadanos rusos, que están unidos principalmente por su oposición al presidente Putin. Esta milicia se ha descrito como una unidad integrada en el ejército ucraniano, aunque el gobierno ucraniano no ha confirmado esta afirmación. El grupo armado está dirigido por Denis Nikitin, un conocido neonazi ruso .

Las autoridades rusas afirman que los grupos que han llevado a cabo los ataques son ucranianos, pero Kyiv niega toda responsabilidad. Los grupos paramilitares rusos han reivindicado la autoría de los ataques y han difundido imágenes y vídeos en las redes sociales que muestran su participación en los enfrentamientos. Según ellos, su intención es liberar a Rusia del “fascismo” y el “terrorismo” del gobierno de Putin .

Estos grupos plantean varias preguntas sobre su origen, su ideología, su financiación y su relación con el gobierno ucraniano y con Occidente. Algunos analistas los consideran una amenaza para la estabilidad regional y una provocación para escalar el conflicto. Otros los ven como una expresión legítima de resistencia civil y una oportunidad para debilitar al régimen ruso desde dentro.