elpost

Información

Israel aprueba controvertida ley que limita poderes de la Corte Suprema y desata protestas masivas

Foto: Especial

En medio de intensas manifestaciones y una creciente controversia, los parlamentarios israelíes han aprobado un polémico proyecto de ley que restringe el poder de la Corte Suprema para anular acciones del gobierno que sean consideradas “irrazonables”. Esta medida marca el inicio de una serie de reformas cuestionadas destinadas a limitar la influencia de los tribunales en la toma de decisiones políticas.

La ley, aprobada a pesar de las protestas masivas en su contra, representa un hito en los intentos del gobierno israelí de rediseñar el Sistema Judicial y disminuir la capacidad de la Corte Suprema para intervenir en asuntos gubernamentales. Se espera que estas reformas provoquen una serie de cambios significativos en el sistema de justicia y han generado un debate acalorado sobre la democracia en Israel.

Las protestas en contra de estas reformas han sido algunas de las más grandes en la historia del país, evidenciando la profunda preocupación de quienes se oponen a las medidas. Los críticos advierten que estas decisiones podrían socavar la democracia israelí y amenazar los principios fundamentales del Estado de derecho.

Sin embargo, el gobierno defiende estas medidas y argumenta que son necesarias para abordar un supuesto desequilibrio de poder, que ha permitido que los tribunales tengan un papel cada vez más destacado en decisiones políticas en las últimas décadas. Según sus defensores, estas reformas buscan restaurar una separación más clara entre los poderes ejecutivo y judicial, permitiendo que el gobierno tome decisiones sin el temor constante de ser anulado por la Corte Suprema.

A pesar de las divisiones y la tensión que ha generado esta controvertida ley, el gobierno avanza con su agenda de reformas y se espera que haya más cambios en el sistema judicial en el futuro cercano. La situación sigue siendo objeto de atención y escrutinio tanto a nivel nacional como internacional, mientras que los actores políticos y la sociedad civil descubren debatir el futuro de la democracia israelí y la independencia judicial.