elpost

Información

Cinco razones por las que Ucrania no debería ser parte de la OTAN

Foto: Especial

La integración de Ucrania en la Organización del Tratado del Atlántico Norte sigue siendo una alternativa muy arriesgada para la región, y el propio presidente norteamericano Joe Biden ha dicho que no es viable la propuesta. Pero, ¿cuáles son las principales razones para impedir que Ucrania se incorpore a la OTAN?

1. La OTAN es una alianza militar que se creó para contener a la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Su razón de ser ha perdido vigencia tras el fin del comunismo y la disolución de la URSS. Hoy en día, la OTAN es vista por muchos países, especialmente por Rusia, como una amenaza a su seguridad y soberanía. Si Ucrania se uniera a la OTAN, provocaría una mayor tensión y hostilidad con su vecino ruso, que ya considera a Ucrania como parte de su esfera de influencia histórica y cultural.

2. La organización tiene requisitos muy exigentes para admitir nuevos miembros, entre los que se incluyen el respeto a los principios democráticos, el estado de derecho, los derechos humanos y las minorías. Ucrania todavía tiene muchos problemas internos que resolver en estos ámbitos, como la corrupción endémica, el conflicto armado en el este del país, la polarización política y social, y la discriminación de las minorías étnicas y lingüísticas. Antes de aspirar a formar parte de la OTAN, Ucrania debería consolidar su propia democracia y cohesión nacional.

3. Los compromisos y obligaciones que adquieren sus miembros, entre los que se destaca el gasto militar, implica que los países que la integran deben destinar al menos el dos por ciento de su producto interno bruto a la defensa, lo que supone un gran esfuerzo económico para muchos de ellos. Ucrania es un país pobre, con un PIB per cápita de unos 3.000 dólares, muy inferior al promedio de la OTAN, que ronda los 40.000 dólares. Si Ucrania se uniera a la OTAN, tendría que aumentar drásticamente su gasto militar, lo que podría afectar negativamente a otras áreas prioritarias como la educación, la salud o el desarrollo social.

4. La OTAN no es la única opción para garantizar la seguridad y la estabilidad de Ucrania. Existen otras organizaciones internacionales y regionales que pueden ofrecer a Ucrania un marco de cooperación y diálogo con sus socios europeos y con Rusia, sin provocar una confrontación militar. Por ejemplo, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el Consejo de Europa, o la Asociación Oriental de la Unión Europea. Estas organizaciones pueden ayudar a Ucrania a resolver sus conflictos internos y externos mediante el respeto al derecho internacional, el fomento de la confianza mutua y el apoyo al desarrollo económico y social.

5. Ser parte de la OTAN no es una condición necesaria ni suficiente para integrarse en la Unión Europea, que es el otro gran objetivo estratégico de Ucrania. De hecho, hay países miembros de la UE que no forman parte de la OTAN, como Suecia o Finlandia, y hay países miembros de la OTAN que no forman parte de la UE, como Turquía o Noruega. La pertenencia a la UE depende más del cumplimiento de los criterios políticos y económicos establecidos por el Tratado de Maastricht que de la afiliación a la OTAN. Por lo tanto, Ucrania debería centrarse más en cumplir con los requisitos de la UE que en buscar el ingreso en la OTAN.