elpost

Información

Vacunas contra el cáncer: ¿qué sabemos hasta ahora?

Gloved Hand Holding Cancer Vaccine with Syringe on Orange Background

Foto: Istockphoto

La idea de una vacuna contra el cáncer ha sido un objetivo buscado durante décadas. Aunque no se ha logrado una vacuna completamente efectiva para todos los tipos de cáncer, los avances en la comprensión del sistema inmunológico y la biología del cáncer han permitido desarrollar varias vacunas que pueden prevenir o tratar algunos tipos de cáncer.

Las vacunas contra el cáncer funcionan al estimular el sistema inmunológico para que ataque las células cancerosas. Al igual que una vacuna contra una enfermedad infecciosa, una vacuna contra el cáncer puede contener un refuerzo, que es una sustancia que el cuerpo reconoce como extraña y estimula una respuesta. También puede contener adyuvantes, que son sustancias que mejoran la respuesta inmunológica.

Entre las las vacunas contra el cáncer más prometedoras que se están investigando actualmente se encuentran:

  • Vacuna contra el VPH: El virus del papiloma humano (VPH) es la causa principal del cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer. La vacuna contra el VPH está diseñada para prevenir la infección por VPH y, por lo tanto, prevenir el cáncer relacionado con el VPH. La vacuna se recomienda para niñas y niños a partir de los 11 o 12 años.
  • Vacuna contra el cáncer de pulmón. Uno de los tipos de cáncer mas mortales. Se está investigando una vacunaque se dirige a un antígeno llamado MUC1, que se encuentra en las células cancerosas de pulmón.
  • Vacuna contra el cáncer de mama: Esta se dirige a una proteína llamada HER2, que se encuentra en las células cancerosas. La vacuna ha demostrado ser efectiva en pacientes con cáncer de mama HER2 positivo.
  • Vacuna contra el melanoma: Este es un tipo de cáncer de piel que se está volviendo cada vez más común. Se está investigando una vacuna que se dirige a la molécula gp100, que se encuentra en las células.

Aunque estas vacunas han mostrado resultados prometedores en estudios clínicos, todavía se necesitan más investigaciones para determinar su seguridad y eficacia a largo plazo. Sin embargo, la investigación sigue avanzando y ofrece esperanza en la lucha contra esta enfermedad.