elpost

Información

Científicos advierten que estamos en el umbral de la sexta extinción masiva

Foto: Twitter

De acuerdo con algunos científicos la tierra se enfrenta a la sexta extinción masiva; sin embargo, en esta ocasión hay un factor que entra a la ecuación y la hace mucho más peligrosa, esta vez el hombre es el causante, y de seguir actuando y contaminando como lo ha hecho hasta ahora, el tiempo para muchas especies estaría acabándose.

Según el consenso científico, la tierra ha experimentado cinco extinciones masivas en los últimos 540 millones de años, que acabaron con más del 75 por ciento de las especies existentes en cada ocasión.

La última extinción masiva ocurrió hace unos 66 millones de años, cuando un gran asteroide impactó contra la península de Yucatán, en México, provocando un cataclismo global que acabó con los dinosaurios y muchos otros seres vivos. Desde entonces, la vida se ha recuperado y diversificado, dando lugar a las especies actuales.

Sin embargo, muchos biólogos advierten de que estamos entrando en una nueva crisis de extinción masiva, causada esta vez por las actividades humanas. La deforestación, la sobreexplotación, la contaminación, el cambio climático y la introducción de especies invasoras son algunos de los factores que están amenazando la supervivencia de miles de especies en todo el mundo.

Un estudio reciente publicado en la revista Biological Reviews estima que desde el año 1500 la tierra podría haber perdido entre el 7.5 y 13 por ciento de los dos millones de especies conocidas en el planeta, lo que supone la asombrosa cifra de entre 150,000 y 260,000 especies. Los autores del estudio se basaron en los datos de los caracoles terrestres y las babosas para extrapolar estas estimaciones, ya que son un grupo muy diverso y sensible a los cambios ambientales.

Alarma general

Los investigadores también señalan que la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), uno de los registros más importantes sobre el estado de conservación de las especies, tiene un sesgo hacia los vertebrados y no refleja la verdadera magnitud del problema. Según la UICN, desde el año 1500 se han extinguido alrededor del 1.5 por ciento de las especies de mamíferos y aves evaluadas.

Además del número de especies extintas, otro indicador preocupante es el declive poblacional de muchas especies que aún sobreviven. Un estudio anterior publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences analizó la distribución geográfica de más de 27,600 especies de vertebrados terrestres y encontró que 30 por ciento de ellas están perdiendo poblaciones y hábitat a un ritmo acelerado. Esto implica una pérdida de diversidad genética y funcional dentro de las especies, así como una alteración de los servicios ecosistémicos que proporcionan.

Los científicos alertan de que si no se toman medidas urgentes para frenar esta tendencia, podríamos asistir a una extinción masiva sin precedentes en la historia humana, con graves consecuencias para nuestra propia supervivencia.