elpost

Información

George Soros cede control de su imperio a su hijo Alexander

Foto: George Soros y su hijo Alexander vía Twitter

El día de ayer, el periódico The Wall Street Journal publicó una entrevista con Alexander Soros, el hijo menor del famoso inversor y filántropo George Soros, en la que reveló que su padre le había cedido el control de su imperio financiero, valorado en unos 25,000 millones de dólares.

Alexander Soros, de 37 años, es el único miembro de la familia en el Comité de Inversiones de Soros Fund Management, la firma que supervisa el dinero para la fundación y la familia, y el pasado diciembre fue elegido por la junta de Open Society Foundations (OSF) como su presidente, reemplazando a su padre. Asimismo, Alexander Soros es también el responsable de dirigir la actividad política como presidente del Comité de Acción Política (PAC), el vehículo de financiación de candidatos y actividades políticas de Soros.

El hombre fuerte

George Soros, de 92 años, es uno de los gestores de fondos de cobertura más exitosos y reconocidos del mundo, que construyó su fortuna en las décadas de 1970 y 1980 realizando apuestas en los mercados mundiales de acciones, bonos y divisas en función de sus pronósticos de cambios económicos y políticos. También es un gran defensor de las causas liberales y democráticas, y sus fundaciones sin ánimo de lucro destinan alrededor de 1,500 millones de dólares al año a grupos en apoyo de los derechos humanos en todo el mundo y en favor de la construcción de democracias, además de financiar universidades y otras organizaciones educativas.

En la entrevista, Alexander Soros afirmó que es “más político” que su padre y que planea seguir donando dinero de la familia para respaldar a candidatos de la izquierda estadounidense. “Por mucho que me gustaría sacar el dinero de la política, mientras el otro bando lo haga, tendremos que hacerlo nosotros también”, señaló.

La decisión de George Soros de ceder el control de su imperio a su hijo menor sorprendió a muchos, ya que en una entrevista anterior había dicho que no quería que la fundación fuera dirigida por uno de sus hijos, “por una cuestión de principios”. Sin embargo, Alexander finalmente se ganó la confianza de su padre y le reemplazó en los viajes a las oficinas de la organización en todo el mundo. “Se lo ha ganado”, señaló George Soros.