elpost

Información

Estados Unidos y Europa: la recesión económica que viene

Foto: HSBC

De acuerdo con el más reciente reporte de HSBC Asset Management, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, sobre la situación financiera mundial en la mitad del año, Estados Unidos entrará en recesión económica hacia el cuarto trimestre de 2023, mientras que la Unión Europea lo hará en algún momento de 2024.

La recesión económica se define como dos trimestres consecutivos de contracción del producto interno bruto (PIB) de un país o región. El PIB mide el valor de todos los bienes y servicios producidos en una economía. Cuando el PIB disminuye, significa que hay menos actividad económica, menos ingresos, menos empleo y menos consumo.

Según HSBC Asset Management, Estados Unidos entrará en recesión en 2023 debido a varios factores: el fin de los estímulos fiscales y monetarios que han apoyado la recuperación tras la pandemia de Covid-19, el aumento de la inflación y los tipos de interés, así como la tensión comercial con China. Estos factores reducirán el crecimiento económico, la inversión y la confianza de los consumidores y las empresas.

La Unión Europea entrará en recesión en 2024, un año después que Estados Unidos, según el informe. Esto se debe a que la recuperación económica de la UE ha sido más lenta y desigual que la de Estados Unidos, debido a las restricciones sanitarias más prolongadas, la menor eficacia de los estímulos fiscales y monetarios, y la mayor dependencia del comercio exterior. Además, la UE tendrá que afrontar los desafíos del Brexit, la crisis migratoria y el cambio climático.

De acuerdo al reporte, a pesar de lo agresivas que han sido las medidas tomadas por los bancos centrales y el aparente control de la inflación, más focalizado en el nivel subyacente, HSBC Asset Management espera que la Reserva Federal de EU reduzca las tasas de interés antes de que termine 2023, seguido por el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra.

Recietemente Gita Gopinath, gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que “la política monetaria debería seguir endureciéndose y mantenerse en territorio restrictivo hasta que la inflación subyacente esté en una clara tendencia a la baja”.

Los especialistas consideran necesario que los gobiernos y las instituciones internacionales adopten medidas para prevenir o mitigar la recesión, como coordinar políticas fiscales y monetarias, fomentar la cooperación multilateral y la reforma del sistema financiero internacional, así como promover la transición ecológica y digital de las economías.