elpost

Información

Diputados aprueban cambios a la Ley de Ingresos de 2024

Foto: Especial

Tras varias horas de discusión en la Cámara de Diputados, la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2024 fue aprobada tanto en lo general como en lo particular, incorporando una serie de cambios fundamentales. Con 260 votos a favor, 183 en contra y una abstención, el proyecto de ley se sometió a un proceso de revisión y debate que culminó con la aceptación de las enmiendas propuestas.

La discusión en lo particular resultó en la aprobación de las reservas presentadas por los partidos Morena, PT y el Verde, que buscaban favorecer a los ahorradores, y brindar apoyo a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Durante la sesión legislativa, que se reanudó el jueves, se presentó un total de 778 reservas y participaron 217 oradores. La mayoría de los cambios propuestos obtuvieron el visto bueno, lo que llevó a la aprobación del dictamen con proyecto de decreto.

Cambios

Uno de los cambios más significativos se refirió al artículo 21 de la Ley del impuesto sobre la renta (ISR). La diputada de Morena, Carol Antonio Altamirano, presentó modificaciones que reducirán la tasa de retención de ISR para los ahorradores del 1.48 al 0.5 por ciento. Esto significa que por cada mil pesos de rendimiento, los ahorradores ya no pagarán 14.8 pesos, sino solo cinco pesos. Esta modificación fue elogiada como un beneficio tangible para la economía de los ahorradores.

Sin embargo, es importante mencionar que los partidos PRI, PAN y PRD votaron en contra de esta modificación, argumentando que la tasa de retención vigente del 0.15 por ciento habría sido más adecuada.

Otra de las enmiendas aprobadas se relaciona con la carga fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex), que se reduce del 40 al 30 por ciento en cuanto al derecho de utilidad compartida. Sin embargo, el diputado del PRI, José Francisco Yunes, señaló que su partido no respaldó este ajuste debido a que afectaría las transferencias que reciben los estados y municipios, reduciéndolas en 10 mil millones de pesos.

Una tercera modificación importante se dio en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), asegurando que cuando la empresa productiva del Estado realice una reorganización interna, esta acción no será interpretada como una venta, para evitando efectos fiscales negativos.