elpost

Información

Continúa feroz cruzada de Estados Unidos contra criptomonedas

Foto: Twitter

Coinbase, la mayor plataforma de intercambio de criptomonedas de Estados Unidos, y la única que cotiza en Wall Street, se enfrenta a una demanda por parte de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) del país. El organismo regulador acusa a la empresa de operar como una bolsa de valores, un corredor y una agencia de compensación sin estar registrada, lo que supone una violación de las leyes del mercado de valores.

La demanda, presentada el lunes 6 de junio en un tribunal federal de Nueva York, es el último episodio de la cruzada de la SEC contra las firmas de criptomonedas. Un día antes, la SEC había demandado también a Binance, el mayor exchange del mundo por volumen, por supuestamente operar ilegalmente en Estados Unidos y desviar miles de millones de dólares de sus clientes.

Coinbase es una plataforma que permite comprar, vender, almacenar y transferir criptomonedas como bitcoin, ethereum o litecoin. Fundada en 2012 por Brian Armstrong y Fred Ehrsam, Coinbase se ha convertido en el principal exchange de Estados Unidos y uno de los más populares del mundo, con más de 68 millones de usuarios verificados y más de 223 mil millones de dólares en activos bajo custodia.

La demanda presentada por la SEC se basa en dos argumentos principales, por un lado alega que la empresa opera como una bolsa de valores sin estar registrada. Según la SEC, Coinbase permite a sus usuarios comprar y vender criptomonedas que son valores no registrados, es decir, que no han sido aprobados por el organismo regulador ni cumplen con los requisitos de información y protección al inversor.

Por otra parte la SEC también alega que la firma de criptomonedas opera como un corredor y una agencia de compensación sin estar registrados. Según la SEC, Coinbase actúa como un intermediario entre los compradores y vendedores de criptomonedas, cobrando una comisión por cada operación. Además, la empresa se encarga de liquidar y registrar las transacciones en su propia plataforma, sin recurrir a una entidad externa que garantice la seguridad y la solvencia de las partes.

La SEC solicita al tribunal que ordene a Coinbase cesar sus actividades ilegales, devolver las ganancias obtenidas ilícitamente más intereses, pagar multas y otras medidas equitativas.

La defensa

Coinbase ha rechazado las acusaciones de la SEC y ha defendido su legalidad y transparencia. En un comunicado publicado en su blog oficial, el CEO de Coinbase, Brian Armstrong, ha expresado su decepción y frustración con la actitud del organismo regulador, al que acusa de falta de claridad y colaboración.

Según Armstrong, Coinbase ha intentado dialogar con la SEC durante meses para obtener una orientación sobre cómo cumplir con las normas del mercado de valores, pero solo ha recibido respuestas vagas o amenazas. El CEO de Coinbase afirma que la SEC no ha explicado cuáles son los criterios que usa para determinar qué criptomonedas son valores y cuáles no, ni ha proporcionado una lista de las mismas.

La demanda de la SEC a Coinbase es un hecho sin precedentes en la historia de las criptomonedas y ya provocó una caída generalizada en el mercado de las criptomonedas. Los inversores temen que la SEC pueda tomar medidas más severas contra otras plataformas o activos digitales, lo que podría limitar su acceso y liquidez. Además, la demanda genera incertidumbre y desconfianza sobre la legalidad y seguridad de las operaciones con criptomonedas en Estados Unidos.