elpost

Información

Banco del Bienestar, un proyecto a la deriva: IMCO

Foto: Especial

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Banco del Bienestar, uno de los proyectos más emblemáticos de la administración actual, enfrenta un panorama preocupante a cinco años de su creación. La meta inicial de construir 2,700 sucursales en todo el país no ha sido cumplida, y actualmente solo se encuentran en funcionamiento mil 212 sucursales. La institución ha presentado un rezago del 55 por ciento en la construcción de sucursales y ha sido objeto de críticas por falta de transparencia en las compras públicas y una planeación deficiente en el uso de recursos.

El rezago en la construcción afecta principalmente a estados como Jalisco, Quintana Roo, Guerrero y Nayarit, donde la construcción apenas supera el 30 por ciento.

Además, la falta de claridad en la meta de expansión ha generado incertidumbre, ya que se ha pasado de contemplar 7 mil sucursales en 2021 a proyectar 2,744 para 2023.

El análisis realizado por el IMCO también revela una planeación deficiente en el equipamiento de sucursales. La alta cantidad de contratos adjudicados directamente y la cancelación de otros convenios por más de 27 mil millones de pesos para la adquisición de cajeros automáticos y servicios de transacciones bancarias reflejan una administración poco eficiente de los recursos.

El organismo también señala que la ubicación de las sucursales no ha sido coherente con el objetivo de llegar a la población más vulnerable. Los 26 municipios con mayor porcentaje de población en pobreza no cuentan con sucursal del Banco del Bienestar en operación.

La opacidad en la información pública también es un tema preocupante. Aunque existe la obligación de publicar los contratos de compras públicas, el IMCO señala que gran parte de ellos no están disponibles en las plataformas oficiales, lo que implica un incumplimiento de la ley de transparencia.

El IMCO señala que el Banco del Bienestar enfrenta serios desafíos y críticas por su falta de transparencia, ineficiencia en la construcción de sucursales y falta de coherencia en la planeación. Recomienda que las autoridades rindan cuentas y tomen medidas para garantizar una gestión adecuada de los recursos y una expansión acorde a los objetivos planteados para beneficio de la población vulnerable y el acceso a servicios financieros en México.